Destellos de magia

“¡Me siento solo en esta casa, amigo gato! Mi amo no me alimenta, no atiende mis necesidades mínimas, ni siquiera me saca a pasear con los demás perros. Mi vida es, definitivamente, triste y aburrida” – lamentaba el perro, acurrucado junto a la chimenea.

“Los momentos de introspección generan incertidumbre, amigo mío”- contestó el gato, mientras curaba sus heridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s