Sarajevo´84

Sarajevo’84
escrito por Jonás Candalija (desde Sarajevo)   

 

Todos los ciudadanos de Sarajevo y de la antigua Yugoslavia recuerdan el año 1984. La primera vez que una ciudad del antiguo bloque del este acogía unos Juegos Olímpicos. Desgraciadamente, en el resto del mundo, sólo recuerdan lo que ocurrió en este mismo lugar del 92 al 95. Izudin Calkic (Izo) recuerda con nostalgia, apoyado en una pared semiderruida de una vieja instalación olímpica,  el pasado. Los años en los que las autoridades deportivas de Yugoslavia le pidieron que entrenara a la selección nacional de trineo y dirigiera al mismo tiempo uno de los símbolos de aquellos Juegos Olímpicos de Invierno: La pista de bobsleigh y skeleton.

24 años después, la pista ha perdido su antiguo esplendor y grandiosidad. El lugar, por donde descendían a 130 kilómetros por hora los profesionales de la velocidad, hoy yace muerto en la montaña de Trebebic, una de las más altas que circundan el valle de Sarajevo. Un detalle llama la atención en las inmediaciones: árboles amputados por la metralla, paneles de hormigón ametrallados y restos de cintas con una advertencia macabra: “Pozor – Mine” (Peligro – Minas), junto con una calavera impresa son visibles por todo el perímetro de la instalación. La línea del frente este de la ciudad de Sarajevo. 

El camino que conduce a Trebebic desde el centro de la ciudad, el barrio de Bascarsija, discurre por callejas estrechas, que alternan el asfalto con las escaleras urbanas de piedra. La escarpada subida se retuerce hasta perderse de vista. La vegetación ha ganado terreno a la metrópoli. Las hileras discontinuas de casas, en la ladera del barrio de Bistrik, se interrumpen unos quinientos metros más arriba de la pendiente, a la altura de la calle Ispod Gaja, como si los habitantes de este pequeño barrio enclavado en la montaña no quisieran acercarse más al corazón de la ladera. Miedo. Sólo una mezquita destartalada, con su pequeño cementerio anexo cubierto de hierbas y desperdicios, emerge en la última zona habitada de la ciudad.  

 

Image

Izudin Calkic

 

Siguiendo los pasos de Izo (en sentido literal), el sendero se adentra en una maraña de ruinas y hayas descuartizadas, de lo que entre 1992 y 1995 permaneció en manos de los defensores de Sarajevo. Un viejo edificio de piedra, emplazado en una pequeña pradera junto al hayedo surge en el corazón de la montaña. Es el viejo cuartel general a la Armije de Bosnia y Herzegovina (ByH). El centro de mando de los soldados que se interponían entre las fuerzas atacantes serbobosnias y la ciudad de Sarajevo.

Una placa recuerda el sacrificio de los defensores, mientras la antigua bandera de ByH ha sido arrancada por el paso del tiempo. Continuamos. Un estrecho y angosto camino de tierra que nace en el cuartel resquebraja el bosque inhabitado. Los animales han huido del lugar. Zona recientemente desminada. Izo abre la marcha. Las tiras amarillas de advertencia yacen a ambos lados de la ruta. Miedo. Las cicatrices de obuses y disparos de mortero son visibles durante la travesía. Trescientos metros adelante, emerge la línea de trincheras. Construida sobre defensas de tierra y pequeños troncos de madera, las ínfimas posiciones defensivas rompen el camino.  

Llegamos a la pista de bobsleigh y skeleton. Izo abre el viejo mapa de la instalación. Muestra los planos de la estructura, junto con varias fotografías descoloridas. “Nuestra mejor competidora quedó en el puesto 16, se quedó  apenas a un segundo de las tres mejores. Fue una pena”. El puesto que ocupaban los jueces de la competición ha sido borrado de la ladera. La curva final del descenso, la parte más difícil de la prueba, pasó a formar parte de la línea defensiva serbobosnia. Es el puesto de mando de los atacantes de la ciudad de Sarajevo en este sector. Los puestos altos de la instalación fueron aprovechados para el emplazamiento de las armas automáticas. Una mujer aparece entre la maleza: “No entréis por aquí, todavía es peligroso”. Sin salirnos de la plataforma de entrada a la pista, decidimos subir a la cumbre por el interior del tubo de competición. Queremos llegar a la rampa de salida, en lo alto de la montaña. La estructura, que ha perdido el revestimiento interior y exterior, zigzaguea jugando con el desnivel, ganando espacio a la arboleda de la pendiente.

Image

Restos de municiones en la línea del frente de Trebebic

 

Pintadas recientes de ultranacionalistas serbios aparecen cada pocos metros: ‘Kosovo es Serbia’, escrito en cirílico y acompañado del símbolo de la Gran Serbia. El bastión serbobosnio fue inexpugnable durante toda la contienda. Enclavado en la pendiente de la montaña de Trebebic, y a cierta altura, sus ocupantes disfrutaban de una situación defensiva inmejorable, haciendo el lugar inexpugnable a los contraataques de la Armije.  

La parte alta de la instalación olímpica está arrasada por la guerra y el abandono. Decidimos continuar por un camino paralelo hasta la cumbre. Un restaurante desvencijado, junto con los restos del funicular que ascendía desde la ciudad, es lo único que permanece. La panorámica permite ver las difusas líneas de demarcación de los oponentes entre bosque y maleza. A nuestra espalda, comienza la República Srpska (parte integrante de ByH de mayoría serbobosnia). Juego del destino y victoria moral de los agresores.

Inicio el descenso siguiendo de nuevo los pasos de Izo. Una pequeña explanada permanece acordonada junto al camino. Sudor frío. Los desactivadores de minas todavía tienen trabajo pendiente. Los Juegos Olímpicos de 1984 levantaron el orgullo de una ciudad que fue considerada la ‘Jerusalén de Occidente’. Apenas diez años después, la lucha fratricida de Bosnia y Herzegovina escribió en este mismo lugar una de las páginas más funestas de la historia reciente de Europa.

Anuncios

3 comentarios en “Sarajevo´84

  1. Muy bueno el artículo.

    Me encantó Sarajevo, una pena haber estado sólo 2 días.

    Tengo algunas Fotos de esa zona de Bistrik pegada a la montaña y de la zona olímpica de Skenderija en el Fotolog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s