No te olvides de Federica

Hoy es el día de la mujer trabajadora. Día de la mujer que se deja un poco de su piel y de su sangre para que el mundo siga girando después del #8demarzo. A pesar de sufrir la violencia machista, la discriminación salarial y los techos de cristal, cada mañana se levanta para levantar el mundo. El 8 de marzo es un homenaje a todas ellas, desde mi madre a mis compañeras de trabajo, pasando por la panadera y la portera. Todas merecen este día que simboliza la lucha por los derechos adquiridos y por conquistar.

Los medios de comunicación centran hoy su mirada en mujeres que han marcado hitos en el curso de la historia; mujeres como Rosa Luxemburgo, Clara Campoamor, la Madre Teresa o Marie Curie, pero olvidan a la mujer que significó un antes y un después en la política española: Federica Montseny Mañé, la primera mujer que ostentó el cargo de Ministra en España. Quizás su olvido en el baúl de la historia se deba a su condición de anarquista.

Federica Montseny alcanzó su máximo protagonismo en 1936, cuando interviene en el Congreso de Zaragoza de la CNT colaborando en la ponencia sobre comunismo libertario. Poco después, se convierte en la primera mujer ministra de España y la Europa Occidental, pues en otras zonas de Europa ya lo habían sido Alexandra Kollontai (URSS) y Miina Sillanpää (Finlandia).

La historiografía ha reconocido su efectiva labor en el gobierno, a pesar de la escasa duración de su mandato como Ministra de Sanidad y Asistencia Social (noviembre de 1936 – mediados de mayo de 1937). Pero en ese corto espacio de tiempo planeó lugares de acogida para la infancia, comedores para embarazadas, liberatorios de prostitución, una lista de profesiones a ejercer por minúsválidos y el primer proyecto de Ley del aborto en España. Ninguno de sus otros proyectos llegó a ejecutarse, al tiempo que el derecho al aborto no sería reconocido en España hasta cincuenta años después. Federica había iniciado la lucha frente a un mundo que conspiraba contra el avance de la mujer en todos los frentes.

Tras la Guerra Civil se exilió en Francia, donde fue perseguida por la policía nazi y franquista, que pidió su extradición, denegada por las autoridades francesas, viviendo en libertad vigilada hasta la liberación de Francia en 1944. A pesar del exilio y la derrota en España, nunca renegó de sus ideas y siguió luchando, publicando y dirigiendo periódicos anarquistas como CNT y Espoir.

En 1977 regresó a España y continuó con su activismo anarquista y en pro de los derechos de la mujer y una sociedad más justa, la misma lucha que mantuvo toda su vida. Hace cien años más de un millón de personas salieron a las calles en Europa en el primer Día Internacional de la Mujer. Hoy también es su día. No te olvides de Federica.

Anuncios

2 comentarios en “No te olvides de Federica

  1. Otra mujer interesante, pero esta es del s. XIX: Matilde Montoya, que fue la primera en cursar una carrera de medicina en México, con, te podrás imaginar, gran oposición de muchos de sus compañeros. saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s