Carta de una Madre

Publico unas líneas que me llegan de Marisol Alfageme, madre de Abel García Alfageme. Abel murió el 11 de marzo de 2004 en la estación de El Pozo de Madrid. Abel y su familia son víctimas a día de hoy de la hipocresía de una derecha que se adueña de su dolor y lo manipula a su antojo. Marisol no asistirá a los actos oficiales que se organicen en homenaje a las víctimas del 11M. Tampoco saldrá en tertulias de televisión manipuladas de antemano. No cederá su duelo a teorías de la conspiración que siguen llenando los espacios en portada de muchos panfletos. Es una madre que hoy sigue echando de menos a su hijo. Su voz apenas se escucha ante el estruendo mediático del Partido Popular y la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Así de claro. Ella está indignada por las últimas voces que critican la manifestación sindical que se celebra el próximo domingo 11 de marzo. Hoy le cedo mi blog para su grito de rabia. No es un texto académico ni pretende serlo. Es un sentimiento plasmado en unas pocas líneas. He querido conservar la esencia de lo que escribió. Creo que todos entenderán que las palabras que nacen del corazón dicen más que un montón de discursos prefabricados. Vaya por tanto desde aquí mi recuerdo a Marisol, a Abel y a todas las víctimas de la injusticia en cualquier parte del mundo, allá donde estén. 

Quisiera que alguien me explicara qué pasa con las victimas de los atentados terroristas de Madrid. Los que son simpatizantes de la derecha van al cielo y a los demás no se les hace ni caso. Estos son apestados, no merecen ni dar pena. Sus familias que se aguanten, que para eso eran trabajadores de mierda. 

Por favor, no lo entiendo: Miriam, la hija de Mº Ángeles Pedraza, a lo mejor le dio la mano a mi hijo Abel y se fueron juntos sin ni siquiera saber qué estaba pasando. Mi hijo iba camino a su trabajo, porque en este país casi todos los mortales nos movemos en el transporte público para trabajar. Parece ser que trabajar es un pecado muy gordo, y si encima estas sindicado lo que mereces es que te maten. 

Por favor, que hubo otro tiempo en que a los sindicalistas los condenaban a muerte,  a las lesbianas las metían en la cárcel, y a la gente de izquierda le crecían rabo y cuernos. Recordar, estamos en democracia en el siglo XXI.

 Estamos todos locos. 

Marisol Alfageme, madre de Abel García Alfageme

Anuncios

4 comentarios en “Carta de una Madre

  1. Aunque se que esto es una impresión mía… ¿No es una “carta” demasiado corta? Y tampoco hay un cierre. Pero insisto en que es una impresión mía.

    Me gusta

    1. Me la mandó tal cual al correo electrónico. Es compañera de trabajo de mi madre. Creo que más que una carta es un desahogo. Lo llamé carta, quizás por convención. Tampoco quise modificarla. Solo edité errores gramaticales.

      Me gusta

  2. Pues muchos ánimos para ella en este día, aunque muchos se empeñen en amargarselo (y solo hoy) Y a ti también que supongo que conoces personalmente a Marisol

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s