Vidas en el alambre

“En el monte de ahí enfrente, el Gurugú, cientos de personas pasan meses alimentándose de hierbas y de la comida que encuentran en el basurero de Nador, esperando su momento para poder cruzar la valla “. Las palabras de Jordi (nombre ficticio) se pierden en la maraña de alambre y espino de 12 kilómetros que rodea la ciudad autónoma de Melilla. Un pedazo de España anclado en África y en su pasado colonial. Una trampa que el ser humano ha tejido con terrible precisión. Objetivo: evitar la entrada de inmigrantes procedentes del territorio marroquí (?) . Quien lo intenta, se juega la vida o la reclusión en un Centro de Internamiento para Extranjeros. Difícil partida de azar en el que la suerte te puede llevar de vuelta al desierto o a la muerte.

Para conocer hasta dónde llega la madriguera del conejo melillense, sigue este enlace

Anuncios

Un comentario en “Vidas en el alambre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s