El caso Gotovina: la puerta giratoria de la injusticia

La antigua Yugoslavia nunca me deja indiferente. He tenido la oportunidad de vivir varios años en Sarajevo y Zadar. Ciudades que me han acogido y en las que he podido conocer a muchas personas que me ayudaron a comprender la intrincada política balcánica, siempre afectada por la coyuntura internacional del momento. Vencedores y vencidos, miles de personas perdieron la vida o la inocencia. Algunas para siempre, otras se recuperan a duras penas de los traumas de la guerra más cruenta en Europa después de la II Guerra Mundial.

Hace unos días, antes de que saltara la noticia a los medios de comunicación internacionales, conocía por un amigo bosnio que el exgeneral croata Ante Gotovina y el exjefe de la policía del mismo país, Mladen Markac, eran absueltos de crímenes de guerra contra los serbios en territorio croata. Tales individuos, que permanecían desde hace algunos años retenidos en la penitenciaria del Tribunal Penal Internacional de La Haya (TPIY), ya se encuentran de regreso en Croacia, donde fueron recibidos como héroes de guerra. Antes de su detención en 2005 en Tenerife, Gotovina ya contaba con una amplia red de apoyo en territorio croata, también dentro de la propia Administración.

El TPIY revocó  la pena de 24 años de cárcel dictada hace un año para Gotovina por los cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad contra los serbios de Croacia en 1995. También anuló la condena de 18 años que se le impuso entonces a Markac por delitos similares.

Según parece, no se pudo demostrar que Gotovina y Markac tuvieran como objetivo  la expulsión de la minoría serbia de la ‘República de Krajina’. El general croata Ivan Cermak, también implicado en la que fue llamada ‘Operación Tormenta’ ya fue puesto en libertad por falta de pruebas en abril de 2011.

‘Operación Tormenta’

  • En mayo y agosto de 1995, el ejército y la policía croatas avanzaron sobre Eslavonia Occidental y la región de la Krajina. Durante estas ofensivas militares, la de la Krajina fue el mayor avance militar en territorio europeo desde la II Guerra Mundial,  más de 200.000 serbios, incluido todo el ejército de los serbios de Croacia, huyeron a la República Federal de Yugoslavia y a zonas de Bosnia y Herzegovina bajo control serbobosnio.
  • Tras las operaciones militares, miembros del ejército y la policía croatas asesinaron, torturaron y expulsaron a serbios de Croacia civiles que habían permanecido en la zona, así como a miembros del ejército de los serbios de Croacia que se batían en retirada.
  • Las autoridades croatas encargadas de  investigar estos delitos, poner a sus responsables a disposición judicial y ofrecer reparaciones a las víctimas y a sus familiares no hicieron nada para esclarecer lo ocurrido.

Según denuncia Amnistía Internacional, cientos de miles de serbios de Croacia, especialmente los que vivían en zonas urbanas, no pueden regresar al país por haber perdido sus derechos como arrendatarios de apartamentos de propiedad estatal. Los serbios de Croacia continúan sufriendo discriminación para el acceso a los puestos de trabajo y el ejercicio de otros derechos económicos y sociales, y aún hay informes de algunos casos de violencia y hostigamiento contra ellos.

Todavía recuerdo los carteles de Gotovina en muchas carreteras y comercios de Dalmacia. Es cierto que muchas ciudades de la costa, incluída Zadar, sufrieron más que ninguna una guerra de líneas de frente difusas, en las que la población civil se mezclaba, pero no podemos ignorar los crímenes cometidos por el ejército y la policía croatas contra la población civil y los prisioneros de guerra.

La población serbia de Croacia fue expulsada masivamente de las poblaciones que quedaron dentro de las fronteras de la república croata. En primera persona, pude comprobar los efectos devastadores de la expulsión. Pueblos fantasmas y barrios enteros reocupados por población étnicamente croata.

Croacia ingresará en la Unión Europea en julio de 2013. Ya en el referendum de ingreso, la población se mostró dividida. Por un puñado de votos venció el sí a la UE. La absolución de Gotovina podría entenderse como un guiño a la población más euroescéptica del país. Por el contrario, esta decisión del TPIY aleja a Serbia  no sabemos si definitivamente, de la senda de Bruselas. El Gobierno de Belgrado ya ha dejado clara su postura. “Es un Tribunal que cumple una agenda política y aplica una justicia selectiva”, afirmaron el presidente serbio, Tomislav Nikolic, y el primer ministro, Ivica Dacic. Nacionalistas convencidos, ahora tienen un motivo más para agitar el sentimiento ‘antieuropeo’ y apostar una vez más por el acercamiento a Rusia, tradicional aliado de la República balcánica.

Como ya dije al comienzo, los Balcanes no me dejan indiferente. Ya sabéis por qué.

—————————————————————————————————————————————————

Aquí podéis ver en qué consistió la ‘Operación Tormenta’:  Informe Amnistía Internacional

Para conocer más sobre el último conflicto de Yugoslavia: ‘The Death of Yugoslavia’. Documental de la BBC

Más post sobre la región: ‘El desactivador de minas’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s