Resistir I: aprendiendo a no/ser hombre

Add your thoughts here… (optional)

Demacias

Hace unos años me definía como machista como método preventivo ante las conductas y símbolos en los que me habían socializado. La idea era que si permanecía consciente de mi socialización machista, podría deconstruirla más efectivamente. Ser crítico con mi lenguage y mis acciones. No muy alejado de esto yacía, sin embargo, otra idea profundamente machista y arraigada en muchas de las “Izquierdas” la de que el machismo era violento en especial con la mujer. Es decir, que el patriarcado y sus simbolos se habían impuesto sobre ellas, pero no sobre mi. La izquierda veía con buenos ojos la liberación de la mujer de los tabúes y cargas de la tradición. Se apoyaba por solidaridad con las compañeras, como recientemente me dijo un compañero. Dado que no eramos mujeres no podíamos involucrarnos en su resistencia más que en un lugar secundario, en el mejor de los casos guardabamos silencio…

Ver la entrada original 554 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s