¿Comedores sociales “child friendly”?

Vagos, maleantes, putas e inmigrantes

Por Albert Sales //

La intensidad con que el desempleo y el empobrecimiento se ha cebado con las familias más desfavorecidas extendiendo las situaciones de inseguridad alimentaria. El crecimiento de los hogares sin apenas ingresos ha obligado a organizaciones públicas y privadas a replantearse algunos aspectos de la asistencia alimentaria que venían prestando a personas en situación de pobreza extrema. A un hogar sin ingresos de poco le valen los lotes del Banco de Alimentos sin unos fogones para cocinar, agua y un frigorífico para conservar la comida cocinada o fresca. Y lanzamientos y deshaucios, así como cortes de suministros de agua, gas y electricidad, han multiplicado el número de familias con niños y niñas sin acceso a la infraestructura necesaria para gestionar algo tan esencial como la alimentación diaria.

¿Qué recursos asistenciales ofrecer a una familia con menores para hacer frente a una situación de falta de acceso a…

Ver la entrada original 964 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s