Mirar el dedo y no la luna

Artículo publicado en Murray Magazine el 4 de septiembre de 2015: http://murraymag.com/actualidad/mirar-el-dedo-y-no-la-luna/

Me decía ayer una compañera periodistas por Twitter, a raíz de la difusión de la imagen de Aylan, el niño sirio muerto en las costas de Turquía que “el debate sobre la foto es mirar el dedo y no la luna.” Tiene razón, pero vamos a fijarnos bien en ese dedo que apunta y dispara cuando miras hacia otro lado. La luna ya la tenemos cartografiada. Sólo hace falta querer mirar. Sólo hace falta abrir los ojos.

En primer lugar, la imagen no hubiera generado ningún tipo de debate sobre su publicación si el niño se llamara Juan y hubiera muerto en un naufragio frente a las costas de Alicante. Simplemente, no habría debate. El debate nace de nuestra propia hipocresía. La doble vara de medir ‘lo de aquí y lo de allí’. Los debates sobre ética periodística que ha suscitado esta fotografía en las redacciones se hubieran quedado en el cajón donde siempre quedan cuando no interesa.  No os engañéis. 

Estudiando periodismo, en alguna asignatura que no recuerdo, nos repetían una y otra vez “es más noticia un muerto en tu calle que mil en la otra punta del mundo”. Medios de comunicación y periodistas (no todos, afortunadamente)  somos racistas y clasistas. No vemos al otro como persona. No le vemos en igualdad de condiciones. Lo vemos desde arriba y hacia abajo. Sentimos lástima y pena desde nuestro área de confort occidental. Vemos al otro con etiquetas: inmigrante, refugiado, negro, árabe, sin papeles…. El objetivo último es verlo como alguien ajeno (también en este caso). Que no os engañen. No quieren la justicia ni solidaridad real. No quieren que te identifiques. Quieren compasión. Quieren apuntar con el dedo tu impotencia. Quieren que nos vengamos abajo ante la tragedia y la sintamos inevitable ¿acaso las avalanchas son ‘evitables’?. Criticamos a la Unión Europea, a los Estados miembro, a las mafias…pero seguimos viendo la crisis humanitaria que vive el mundo como algo lejano, extraño.  No lo vemos como propio. Realmente no nos ponemos en la piel de nadie. Nos ponemos en sus lágrimas. El debate sobre la fotografía es el último ejemplo de la deshumanización absoluta que vivimos. 

No hacen falta más cifras. No necesitamos más demostraciones de solidaridad efímera. No necesitamos más fotos desgarradoras que  oculten la luna. Necesitamos más justicia global. Más apoyo mutuo entre seres humanos. Sólo cuando veamos a Aylan como uno de los nuestros, como tú y como yo, será el primer paso para cortar la alambrada de espino que nos separa de la justicia social. No nos quedemos mirando el dedo de la ética occidental. Observemos la luna detrás de las nubes de la desigualdad y la violencia que obliga a millones de personas a abandonar sus casas y salir fuera a jugarse la vida.

La misma mano que después rellena páginas, telediarios y boletines sobre cuotas de refugiados, devoluciones en caliente y avalanchas en la valla de Melilla. La misma mano que aplaude a los ‘emprendedores’ españoles y criminaliza a los `invasores africanos’. La misma mano que olvida recordarnos que lo que estamos haciendo es un crimen contra la humanidad. La misma mano que desgarra nuestra humanidad con concertinas. La misma mano que pone vallas de espino a quien huye y no puede volver atrás.

No olvidemos que ese dedo que apuntaba a Aylan forma parte de la mano que mece la cuna. La luna de nuestra vergüenza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s