Digerir la historia

“Los Balcanes generan más historia de la que son capaces de digerir”, esta frase, pronunciada por Winston Churchill en Italia en el transcurso de la II Guerra Mundial, define la actual situación política en el sureste europeo. Todos los ojos miran hacia Belgrado.

Hoy, 3 de febrero de 2008, se celebra la segunda vuelta de las elecciones en la República de Serbia. En la primera vuelta, el candidato más votado en los comicios fue Tomislav Nikolic, del Partido Radical, que obtuvo el 39,9% de los votos, frente al 35,4% del europeista y actual Presidente, BorisTadic.

El Partido Radical fue fundado por Vojislav Seselj en 1991. Este partido  apoya la idea ultranacionalista de una Gran Serbia, que englobaría bajo dominio de Belgrado a Macedonia, Vojvodina, Montenegro, Kosovo, Bosnia y Herzegovina y gran parte de Croacia.

Asimismo, este Partido se considera heredero de la herencia Chetnik. Los Chetniks son los miembros de una organización paramilitar ultranacionalista y monárquica serbia, que lucharon contra los partisanos comunistas durante la II Guerra Mundial, al tiempo que llevaron a cabo una terrible limpieza étnica contra los bosniacos en Bosnia y Herzegovina, en colaboración con las Fuerzas del Eje y los Ustachas (nazis croatas).

Durante el periodo socialista de la Yugoslavia de Tito, los Chetniks fueron ilegalizados, pasando a la clandestinidad. Sin embargo, formaron sus propias organizaciones en el exterior que continuaban difundiendo su mensaje racista frente a bosniacos, albanokosovares, magiares, gitanos y rumanos. En este sentido, contemplaban la posibilidad de una alianza cristiana y antimusulmana con los croatas católicos.

Con la llegada al poder de Slobodan Milosevic en los años 80, políticos como Seselj organizaron unidades paramilitares dedicadas a ‘proteger’ a los serbios que habitaban las distintas regiones de Yugoslavia.

Durante las guerras de los Balcanes en los años 90,  las unidades paramilitares y militares serbias se autodenominaban chetniks, continuando con su labor de limpieza étnica y racial en los territorios controlados por ellos.

La bandera Chetnik contiene el mensaje: Za Kralja i Otadžbinu. Sloboda ili Smrt/ Por el Rey y la Patria de nuestros padres Libertad o muerte.

Hoy, Vojislav Seselj se encuentra a la espera de juicio en el Tribunal Penal Internacional de La Haya para la antigua Yugoslavia por crímenes contra la humanidad cometidos en Croacia, Bosnia y Herzegovina y Vojvodina, provincia del norte de Serbia, mientras su heredero se encuentra a un paso de acceder a la Presidencia de la República de Serbia.

¿Se puede digerir todo ésto?

Anuncios