Rehabilitación

El espíritu inquieto requiere incesantes procesos de catársis. La propia naturaleza de su inconformismo moviliza los mecanismos propios de la renovación espiritual. Su innata capacidad de cambio y adaptación a las nuevas situaciones exige la remodelación del ‘stablishment’ interior, la readaptación de las ‘verdades adquiridas’ para dibujar un nuevo horizonte impoluto de condiciones morales y exigencias formales. Libre de la sempiterna guadaña de la vida social aceptada por ‘el todo’

Almas nostálgicas que buscan fuera de su veda natural el sustento que le exige el deseo de plenitud sienten la necesidad de purgar sus culpas antes de continuar en el camino. La pesada carga de la vida se hace inviable si se porta un equipaje repleto de inseguridades, miedos y suicidios.

Catalizar los elementos negativos para crear una nueva esperanza que surja en su forma más pura en el interior de los espíritus batalladores es un don que sólo se puede vislumbrar en unos pocos elegidos.