14

El traqueteo del tren detiene los pensamientos. La vida amanece entre contaminación y hordas de seres inertes. Intento leer, pero la mente se nubla. Las letras se estresan en las páginas. Quieren correr como el resto de la jauria que me rodea. La lluvia encharca el anden. Corren, corren, corren. La corriente humana me engulle. Quiero caminar, mantener la tranquilidad, pero soy absorbido por la escalera mecánica. En el anden 3, el tren se vislumbra al fondo del tunel. Nuevas carreras de miradas perdidas ¿Por qué corren? Vuelvo a sentirme en medio de la vorágine. Vidas negadas por el stress. Vuelvo a las páginas de Murakami. Las palabras cobran sentido. Me sumerjo en la historia. La marabunta se pierde entre vagones infestados. Auschwitz 2010. Ya sólo quedan 10 días…

Anuncios

Acorralado

00.32h. Vagón de metro. Línea 10. Dirección Puerta del Sur. Un libro de Murakami. A la izquierda, un borracho lanza compulsivamente una moneda al suelo. Cara, cruz, cara, cruz…A la derecha, reggaeton martilleando desde el móvil de otro personaje. 10 minutos de viaje. Ningún respiro. En un momento, pienso en la vida. Cierro el libro, después los ojos. Los sonidos se mezclan. Me pierdo en el tunel. Próxima parada: Casa de Campo. Guardo el libro. Bajo del tren. Aguanto la ira. En la calle llueve. 5,4,3,2,1…¡Boom! El vagón ha volado en mil pedazos bajo mis pies. Oigo gritos. Al poco, sirenas. Sólo dos víctimas. Libre.